¡Basta ya!

Este país necesita una profunda revisión. Sus valores y su sistema democrático presentan fisuras. La respuesta ciudadana a las incompresibles tropelías de las decisiones políticas y judiciales no puede quedar en vano y es el momento de reconstruir la sociedad sobre otros valores, pues aún arrastra comportamientos y actitudes machistas, fascistas y deprimentemente insolidarias. Las …